viernes, 28 de junio de 2013

IVO EL MODELO


Admiro a los que escogen la opción del desnudo en los cursos de pintura. Pintar desde una fotografía podemos hacerlo todos, pero enfrentarte al modelo desde el natural es de valientes y, sobre todo, de honestos; pues el resultado final refleja claramente el nivel artístico que tienes.
 En Un pintor de hoy, el libro que acabo de leerme (lo tengo muy anotado, con subrayados a los que recurriré en las próximas entradas), John Berger dice, a través del protagonista de su novela, que "el color ha de conseguir crear todo lo que hay entre el hueso y la superficie de la carne, toda esa parte del cuerpo donde las sensaciones se clavan como peces espada o el dolor muerde como el tiburón".






 Decía que Ivaylo Plamenov, el modelo del curso, merecía un post para él solo, y no se me ocurre mejor entrada que mostrar aquí el trabajo de todos esos valientes que se decidieron a pintarlo, fotografiado por el propio Ivo entre posado y posado y en diferentes momentos del curso, por eso que unas obras estén más terminadas que otras.
 Ivo es búlgaro, y aunque lleva en España cerca de doce años aún arrastra las erres al hablar. Vive en La Rambla, Córdoba, de ahí el deje que tienen sus frases. A pesar de hacernos allí de modelo, Ivo tiene también una vena artística: en su país se dedicaba a la cerámica decorativa, y aquí le mete mano a la fotografía, la acuarela y hasta a pintar murales de cinco metros. Además, es jornalero en el campo a ratos, pues ya sabemos que esto del arte no da para vivir a todos.




































 ¡Ah!, y tiene el hígado de un cosaco.
 Ivo, levanto mi copa de ron añejo y brindo por ti.
 Un abrazo.






miércoles, 26 de junio de 2013

JAVIER BASSECOURT: UN PINTOR EN LA MEZQUITA DE CÓRDOBA


Luz de trascoro, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 40x100 cm.


Durante los cinco días que duró el pasado curso de pintura, me encargué de llevar en la kangoo, desde la residencia de Reul al Museo, al modelo Ivo Plamenov (quien se merece otra entrada) y a Javier Bassecourt, un pintor amigo de Alfonso Alonso, así como a dos alumnos del curso: Marcelo Morais, que repetía curso desplazándose desde Argentina, y Julio Anaya, que viajó conmigo desde Málaga.
 Cinco días, con sus idas y sus vueltas, dan para mucho, y una termina haciendo amistad o afianzando las ya existentes. En el marco de esas amistades, me traje tres libros acerca de diferentes exposiciones de Bassecourt y un bonito bolso de cuero de tierras argentinas.
 Ahora, después de volver a casa y conforme han pasado los días y he dejado reposar todo ese mejunje de conocimientos, emociones, sensaciones y sentimientos, toca meditar sobre lo vivido, revisar las notas que allí tomé, buscar en internet la obra o el blog de tal o cual compañero, y leer los libros y catálogos traídos, en este caso el volumen Minotauromaquia, que recoge la última obra de Andrés García Ibáñez, La honda presencia, con 20 poetas al encuentro de Antonio López, y los catálogos de Bassecourt. Pues bien, es a estos últimos a los que he dedicado los pocos ratos libres que he tenido este fin de semana. Y me ha alegrado comprobar que la idea de persona y artista que me transmitió en Olula es la misma que reflejan sus cuadros y los textos que los acompañan.


Perdón, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 61x100 cm.


 Bassecourt es un pintor seguro, ducho en el dibujo y la perspectiva, creador de atmósferas urbanas, conocedor del color, de la composición, del juego de la luz... Pinta en la calle, haga frío o calor, de día o de noche, y maneja una paleta breve en colores pero a la vez rica en matices. Las obras que más me han impresionado son las que conforman su proyecto acerca de la Mezquita de Córdoba y de las que aquí os dejo una pequeña muestra, junto a un vídeo en el que aparece trabajando en el interior del templo, y que incluye una entrevista y la exposición final.



Contraluz, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 81x200 cm.

Celosías, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 57x122 cm.

Quibla, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 69x146 cm.

Catedral, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 40x122 cm.

Tras la misa, obra de Javier Bassecourt. Óleo sobre tabla, 58x122 cm.






 Gracias, Javier, por tus consejos y tu amistad.


jueves, 20 de junio de 2013

DE CÓMO LOS ASTROS PARECEN ALINEARSE


Aquí os traigo este vídeo que recoge el entorno, la inspiración y el trabajo del pintor malagueño Pedro Escalona, una filmación que se proyecta estos días en el Museo del Patrimonio Municipal de Málaga como complemento de su retrospectiva "Iluminaciones Cotidianas". Son sólo siete minutos que saben a poco y que me gustaría que viese el amigo César Martínez Herrada (Objeto encontrado, Cuadernos de contabilidad y Apuntes de realidad, sobre los artistas Antonio Pérez, Manolo Miralles y Muñoz Vera, son documentales que ha dirigido o producido), pues la personalidad y la poética de Pedro Escalona bien dan para un largo, igual que la figura del maestro Andrés Ibáñez del que Pablo Cantos barajaba hacer un guión (recuerdo el día que se lo descubrí y cómo se llevó en las alforjas de su bicicleta los catálogos y libros que teníamos sobre él en casa, emocionado e impactado por esa mirada tan personal, por esos cuadros trasgresores cargados de crítica contra el establishment).
 Hoy Andrés Ibáñez y Alfonso Alonso (otro artista siempre inquieto y en ebullición (ver las entradas El Luci y El Gusa)) venían desde Olula del Río, Almería, para ver a Pedro Escalona, e invitada por ellos, no dudé en unirme al grupo junto con Maite y Juan Carlos. Como se debe hacer en estos casos, he hablado poco, he escuchado mucho y he disfrutado un montón. Han sido lecciones de arte a pie de calle: paseando por las salas del MUPAM, por el centro de Málaga (incluida esa calle soterrada que constituye la Bodega El Pimpi, donde hemos almorzado) y el Palacio de Villalón, donde hemos entrado, como colofón, a ver la exposición de Julio Romero de Torres.
 En fin, que a veces, sin buscarlo, los astros parecen alinearse para hacerme partícipe de estos momentos tan especiales.



video


PEDRO ESCALONA "ILUMINACIONES COTIDIANAS"
Produced, directed & post produced by MODULARESTUDIO Pedro Márquez and David Triviño.

miércoles, 19 de junio de 2013

LO INVEROSÍMIL


Voy a tener que darle la razón a Dostoievski cuando decía aquello de que "la verdadera verdad es siempre inverosímil", pues inverosímil parece mi encuentro con Pedro Escalona en Olula del Río, después de visitar su exposición en Málaga y dedicarle una entrada en mi blog.
 Ocurrió uno de los últimos días del curso de pintura, el jueves  en concreto, cuando Pedro Escalona apareció por allí para conocer a Antonio López. Yo estaba pintando cerca de la entrada, y en eso que llegó un grupo de cuatro personas. Andrés Ibáñez, que estaba hablando conmigo, se volvió hacia ellos y entonces, en las presentaciones, escuché cómo nombraban a Pedro Escalona. Necesité girarme tres veces hasta decidirme a saludarlo. Un encuentro fortuito y emocionante, pues ya me había acercado varias veces al MUPAM (Museo del Patrimonio Municipal de Málaga) para, sabiendo que acudía por allí a menudo, tratar de conocerlo. 




 Igual de inverosímil me pareció que su mujer, Maite, me dijese "Ah, tú eres la del blog" (uff, qué subidón). E inverosímil debió parecerle también a Escalona encontrarse en Olula del Río el catálogo de su exposición junto a volúmenes de Velázquez o Mesopotamia; pero es que se lo había llevado yo a mi amiga Odu, que no pudo ver la exposición la última vez que estuvo en Málaga (¿alguien sabe por qué tienen que cerrar todos los museos los lunes?). En fin, que fue un encuentro mágico. Y luego lo más bonito: la humildad de un grande que va a ver a otro grande al que sigue y admira.


Lucía Rodríguez, Pedro Escalona, Joseba Sánchez Zabaleta y Odu Carmona

 Y la generosidad de un grande que me deja su número de teléfono para que lo llame y vaya a visitarlo. Y así es como llegamos a la tarde de hoy martes (fiesta en Málaga por los patronos de la ciudad), cuando recorro las salas del MUPAM en compañía de Pedro Escalona, su mujer y unos familiares, contemplando de nuevo sus cuadros, atenta a lo que me dice, disfrutando de sus palabras, de su forma de ver y entender la pintura, de su pasión por el arte, la arqueología y los viajes.


Lucía Rodríguez con Pedro Escalona

 Gracias, Pedro y Maite, por vuestro cariño y cercanía. He pasado una tarde muy agradable con vosotros.


P.D.: Y los que no hayáis visto todavía la exposición, corred al MUPAM, que está hasta el día 23 de este mes.


sábado, 15 de junio de 2013

JAPONISMO





De vez en cuando, las noticias relacionadas con un mismo país se suceden o se agolpan en las páginas de los periódicos, como ocurre este fin de semana con Japón.
 Por un lado el príncipe heredero Naruhito visitaba Coria del Río, el pueblo sevillano donde recaló una expedición diplomática japonesa que dejó más de 600 descendientes en el municipio. Este año se cumple el cuarto centenario de aquel encuentro, cuando la delegación encabezada por el samurái Hasekura Tsunenaga llegó desde Sendai a Coria del Río, con la misión de conseguir el permiso del rey Felipe III para comerciar con las colonias españolas. Aquellos japoneses no consiguieron su objetivo pero fueron capaces de dejar huella en la población sevillana, cuyos descendientes llevan el apellido Japón en el DNI (vamos, que aquellos orientales embarazaron a media Coria).


Estatua de Hasekura Tsunenaga en Coria del Río


 Y por otro se da cuenta de la exposición Japonismo. La fascinación por el arte japonés que cobija CaixaForum Barcelona y que reúne 300 obras, procedentes de 108 colecciones públicas y privadas, creadas bajo el influjo de oriente desde el siglo XIX.
 La exposición, comisariada por el especialista Ricard Bru, muestra desde un libro de viajes de Marco Polo de 1503 al casco samurái que regalaron los de la misma expedición de Coria del Río a Felipe III, así como muebles, vestidos, joyas y pinturas de Picasso, Casas, Miró, Nonell, Fortuny, Madrazo, Regoyos, Anglada Camarasa, José Villegas, Francesc Masriera o Eudald Serra. El cine y la ópera  (Madama Butterfly) también tienen cabida en la muestra a la que seguro que no falta Akihito Asano, uno de los pintores que asistieron al último curso de Olula del Río (con el que también coincidí en el de Ávila), un japonés que, siguiendo los pasos del samurái Hasekura se ha establecido en España cuatro siglos después.


Akihito Asano


 Y por si todo esto no era suficiente, el telediario anuncia la exposición en el Museo del Prado de estampas japonesas de los siglos XVII al XIX, imágenes adquiridas en 1936 por el Museo de Arte Moderno que se integraron posteriormente en las colecciones del Prado y que se exhiben por primera vez al público.








 Pedro relee mi entrada y me recuerda las aguadas con tinta negra de la alemana (criada entre Canarias y Málaga) Katharina Bévand, las cuales parecen creadas bajo el influjo del sol naciente.


Obra en tinta de Katharina Bévand


Obra en tinta de Katharina Bévand


 Y en el colmo de los colmos, mientras intento subir la entrada, suena en la televisión el himno de Japón, pues, para rizar el rizo, esta noche Japón arranca la Copa Confederaciones de fútbol jugando contra Brasil. Como ven, no se pueden amontonar más noticias sobre un mismo país.

P.D.: Ah, ya de paso, aprovecho para enviarle un saludo a Akira Mizuno. Un abrazo Akira.

lunes, 10 de junio de 2013

SOMOS GENTE SENTIMENTAL


Fotografías de Osman Orsal, de la agencia Reuters


No sé si estaremos ante una Primavera Turca pero creo que esta fotografía de Osman Orsal merece ser compartida, también el lema que acompaña a esa imagen de la dama de rojo por todo el mundo: 

"No necesitamos gases lacrimógenos, somos gente sentimental". 



Fotografías de Osman Orsal, de la agencia Reuters



domingo, 9 de junio de 2013

¡DESOBEDEZCAMOS!


La Libertad guiando al pueblo, de Delacroix, reinterpretada por Sergio Camacho Torres


Leyendo los artículos de prensa que me ha guardado Pedro para que esté al día de lo que ha pasado esta semana en el mundo, me encuentro con esa especie de carta abierta que ha escrito Nadie El Fani, directora de cine y activista tunecina, en la que habla de Amina Tyler, la Femen tunecina recientemente detenida en Kairouan, una de las siete ciudades santas del Islam. La verdad es que hay que tener los ovarios bien grandes para ir allí, justo cuando hay una especie de convención salafista, a hacer una pintada reivindicativa. Una de dos, o a Amina le falta un hervor o realmente las mujeres están allí hasta la bola (recorrí el país en el verano de 1996 y la verdad es que me pareció el más abierto de los de la zona, pero claro, yo no estoy allí viviendo para poder opinar sobre el caso ni sobre por qué la revolución laica ha sido truncada por los islamistas). Aún así, como es cierto que nuestro cuerpo nos pertenece y no es el honor de nadie y Amina ha puesto el foco sobre el laicismo (¡no les queda nada que pelear...!, y aquí también, no se crean, que mientras haya religión (de la que sea) en los colegios públicos y concordatos con la Santa Sede, de poco podemos alardear), les dejo aquí ese ¡Desobedezcamos! de Nadia El Fani. ¡Ah! Y por si aún no la habían visto, añado la foto de la polémica. Así os ayuda a formaros una opinión.






¡DESOBEDEZCAMOS!
NADIA EL FANI

¿Qué nos queda de nuestra revolución? ¿Qué nos queda de ese coraje increíble que nos hizo sublevarnos para lanzar ese famoso dégage! a Ben Alí? ¿Qué queda de esa euforia vivida solidariamente entre todas las clases sociales que entusiasmó a los pueblos del mundo? Todos nos miraban con admiración, todos soñaban con un contagio mundial del virus revolución. Egipto nos seguía el paso. El mundo hablaba de Primavera Árabe.
 Túnez se adentra en la violencia y algunos temen un escenario argelino. Ahora tenemos un Gobierno provisional bajo la tutela de una Asamblea Constituyente ilegal desde octubre 2012 (su mandato era de un año), lo que no impide a sus ministros modificar leyes destinadas a cambiar las mentalidades que los islamistas juzgan demasiado progresistas. Por ejemplo, el niqab está prohibido en las universidades pero el ministro de Enseñanza ha decretado que las estudiantes pueden hacer los exámenes con velo. Mientras esto ocurre, Femen se manifiesta frente al tribunal de Túnez, a pecho descubierto, para exigir la liberación de una de ellas: Amina, la Femen tunecina.
 Amina es símbolo de una parte de la juventud que se siente burlada por un Gobierno que continúa su represión con los mismos métodos que el anterior régimen y por esa franja de la sociedad conservadora y patriarcal que quiere volver a una época en la que las mujeres vivían bajo la tutela de los hombres. Ella eligió expresarse colgando en Internet una foto suya con el torso desnudo sobre el que escribió: "Mi cuerpo me pertenece y no es el honor de nadie". Ahora esta en prisión por haber escrito el nombre de Femen sobre el muro de un cementerio en Qairauán, para protestar contra el congreso del movimiento salafista violento Ansar al Sharia. Esperemos que la liberen.
 Amina es insumisa. Lo paga caro porque es una mujer joven en un país de fuerte influencia tradicional. Yo, que soy una vieja insumisa, imploro a las mujeres de mi país y del mundo, y les digo: Hez rassek! (expresión tunecina que significa levanta la cabeza). ¡Levántate, sal! Los lugares públicos son tu territorio, así como las universidades. El cuerpo de las mujeres no puede estar en manos de personas con ideologías contrarias al progreso. Los hombres no son nuestros enemigos, salieron a las calles con nosotras cuando los islamistas intentaron inscribirnos como "complemento de los hombres" en la futura Constitución.
 Todo Código Penal o Civil, decreto, decisión o costumbre que encierra a las mujeres y las sitúa en un rango inferior de la sociedad es una ley inicua. ¡DESOBEDEZCAMOS!

jueves, 6 de junio de 2013

A LA VUELTA DE LA ESQUINA






Estos días paso las mañanas y las tardes trabajando en una de las propuestas de los maestros, tratando de aplicarme y de aprovechar el tiempo, pero a la vez con los oídos y los ojos bien abiertos para escuchar las conversaciones sobre arte de los demás y ver cómo trabaja cada uno. Es una experiencia tan intensa, que basta por sí sola para recargarte las pilas artísticas el resto del año.
 Y cada noche llamar a casa, preguntarle a Pedro cómo ha pasado el día, qué han comido y qué tal se han portado los niños, y, a su vez, contarle cómo me ha ido a mí. Así, Almería queda de Málaga a la vuelta de la esquina, a una llamada de teléfono.


martes, 4 de junio de 2013

REENCUENTROS


El sábado me reencontré con los antiguos alumnos del instituto Santa Rosa de Lima. Todos con veinticinco años más, pero a la vez todos iguales, como si el tiempo sólo hubiese interrumpido nuestras risas y conversaciones que ahora reanudábamos alegres, preguntándonos por el trabajo, si teníamos niños, si nos acordamos de tal o cual profesor o de aquella anécdota que se nos quedó grabada.






 Y el domingo viajé a Olula del Río, Almería, para asistir al II Curso de Realismo y Figuración que imparten Antonio López y Andrés Ibáñez. Y allá que llegué en mi Renault Kangoo para otros reencuentros: el de los profesores, el de los alumnos y amigos que, como yo, repiten experiencia y el del Museo, un museo enriquecido por nuevas obras (destacar las de Antonio López: las pinturas Madrid desde Carabanchel y Rosas Rosas, la litografía Mujer en Tomelloso y las cuatro esculturas Carmen recién nacida, Carmen dormida, Carmen despierta y Cabeza de mujer) y por el monumental modelo en madera y poliuretano de alta densidad de La Mujer de Coslada, creado por Antonio López, en 2010, como paso previo a la ejecución de la escultura definitiva de bronce que puede verse en Coslada (Madrid).


 

Fotografía de Eugenio Piña (Instagram)



 El modelo, del mismo tamaño que dicha escultura (cinco metros y medio de altura y unos cuatro de ancho), ha sido cedido por Antonio López al Museo Casa Ibánez, y se expone temporalmente en el patio del mismo. Seguramente, acabará por convertirse en el emblema del Museo.



Modelo de La mujer de Coslada, obra de Antonio López, y Baco, de Andrés Ibáñez
Museo Casa Ibáñez, Olula del Río (Almería)
Fotografía: Lucía Rodríguez Vicario



 Gracias a todos, porque me hacéis sentir apreciada y en buena compañía.


sábado, 1 de junio de 2013

ESE PANTALÓN DE ALGODÓN TEÑIDO


Ms Jean, Denim on Denim, 900x900cm
Ian Berry, 2010



El Levi's 501 cumple este mes 140 años. Un vaquero que ha sido testigo de los acontecimientos sociales, económicos y culturales que han marcado el mundo. Levi's llevaban los mineros de California cuando la fiebre del oro; los cowboys; los soldados estadounidenses en sus ratos de asueto en la Segunda Guerra Mundial; los que se manifestaron contra la guerra de Vietnam y vivieron "tres días de paz y música" en el Festival de Woodstock; los que vivimos la transición democrática en nuestro país (los más afortunados porque yo ahí solo alcanzaba a vestir unos Lois al que le siguieron unos Lee) y la caída del muro de Berlín en el 89. Ahí ya era la afortunada poseedora de unos Levi's Strauss. Creo que me los compraron en COU, porque al año siguiente empecé a estudiar enfermería y ya iba yo con mi denim original, teñido de azul índigo, con sus cinco bolsillos, sus remaches metálicos y su arco pespunteado en el trasero. Y, desde entonces, hasta ahora. Hasta ahora usando Levi's (el último lo compré en Nueva York en el 2009), porque de aquel primer pantalón no sé qué habrá sido. ¡Ahgg! Si no hubiese tirado todos los vaqueros que usé en mi vida, quizás podría emular ahora a Ian Berry, también conocido como Denimu, y trocearlos para convertirlos en cuadros.



James Dean, Denim on denim, 900x900cm
Ian Berry, 2010/2011


 La obra de este británico es atrevida y original, y lo mismo le mete mano al retrato que a los paisajes y los bodegones. Aquí os dejo una muestra de su arte, así como la dirección de su página web, que no tiene desperdicio: www.denimu.com




Ian Berry, también conocido como Denimu



The Prince, Denim on Denim, 70x40cm
Ian Berry



Journey Home, Denim on Denim, 1220x620cm
Ian Berry



Naturaleza muerta
Ian Berry



Y tú, ¿cuándo tuviste tus primeros Levi's?