sábado, 16 de junio de 2018

THE KINKS: ATARDECER EN WATERLOO


A todo riesgo y Atardecer en Waterloo en la librería Áncora (Fotografía: Lucía Rodríguez)

Hace poco os hablaba de A todo riesgo (Malpaso Ediciones), las memorias airadas de Chrissie Hynde, la voz de los Pretenders, y hoy os traigo otro libro de temática musical. No, no temáis, que no voy a convertir el blog en un espacio de crítica musical, pero lo que la otra tarde vivimos en la librería Áncora –en la presentación de The Kinks: Atardecer en Waterloo– fue tan especial que hay que contarlo.

Manolo Bellido de Canal Sur entrevistando a Manuel Recio y Iñaki García momentos antes de la presentación de The Kinks: Atardecer en Waterloo en la librería Áncora de Málaga. 8 de junio de 2018 (Fotografía: Lucía Rodríguez Vicario)

 Sabía que Ray Davies –alma mater del grupo junto a su hermano Dave– había sido amante durante cuatro años de Chrissie Hynde y que había tenido una hija con ella, pero ignoraba todo de los Kinks. Sin embargo, a medida que fue avanzando la presentación, me di cuenta de que conocía muchas de sus canciones, como si hubiesen estado perdidas en la nebulosa de mi mente. Y todo ello porque aquella no fue una presentación al uso, sino que Manuel Recio e Iñaki García, fanes confesos del grupo y autores de esta monumental biografía de los británicos, tiraron de voz y guitarra para narrarnos algunas de las anécdotas que pueblan las páginas del libro.


Iñaki García y Manuel Recio presentando Atardecer en Waterloo
Librería Áncora, Málaga (Fotografía: Lucía Rodríguez)

Iñaki García y Manuel Recio en la presentación de The Kinks: Atardecer en Waterloo
Librería Áncora de Málaga (Fotografía: Lucía Rodríguez)


Iñaki García y Manuel Recio en la presentación de Atardecer en Waterloo
Librería Áncora de Málaga (Fotografía: Lucía Rodríguez)

Iñaki Garcia y Manuel Recio homenajeando a los Kinks en la librería Áncora de Málaga
Fotografía: Lucía Rodríguez

 Por un momento, Áncora me recordó al Twingo que una vez tuvimos. Visto por fuera parecía pequeño, pero el espacio interior estaba tan bien aprovechado que bastaba con tumbar los asientos para convertirlo en la habitación de un hotel. Y todo ello sin tener que vaciar el maletero. De la misma manera, sin tener que quitar libros de en medio, Enrique del Río convirtió el viernes su pequeña librería –llena de libros bellos y selectos– en una sala de conciertos. Y como colofón, la actuación de Javier Ojeda y cuatro jóvenes músicos de la Big Band de Málaga, los cuales interpretaron algunas canciones de los Kinks, entre ellas una sobresaliente versión en castellano de Alcohol que ya tuve la suerte de escuchar una vez en calle Alcazabilla.



Javier Ojeda: homenaje musical a los Kinks en la librería Áncora de Málaga
Fotografías: Lucía Rodríguez

                            

                            

Javier Ojeda y los alumnos de la Big Band de Málaga en su homenaje musical a los Kinks
Librería Áncora, Málaga
Fotografía: Lucía Rodríguez

 Ya sabéis que siento pasión por Javier, así que solo puedo darle las gracias a Enrique por organizar un evento tan bonito. Fue un lujo estar allí.

Lucía Rodríguez Vicario con Iñaki García y Manuel Recio
Presentación The Kinks: Atardecer en Waterloo en la librería Áncora
Málaga, viernes 8 de junio de 2018 (Fotografía: Pedro Delgado)

http://www.atardecerenwaterloo.com

domingo, 3 de junio de 2018

DAN GANAS DE SER RICA, INMENSAMENTE RICA


Rubens Kasteel o Kasteel Het Steen en Elewijt, Bélgica. Fotografía: Inmobiliaria Engel & Völkers

El otro día Pedro dejó sobre la mesa de mi escritorio una de esas páginas rosas que conforman el suplemento económico del periódico de los domingos, más concretamente la de la sección Inmobiliaria y Diseño, donde se venden casas de ensueño y precios astronómicos. Con bolígrafo había enmarcado la fotografía de un castillo y el titular que la acompañaba: CASTILLO BELGA EN EL QUE RESIDIÓ RUBENS.
 La propiedad, situada en el pueblo de Elewijt, a unos 27 kilómetros de Bruselas, se vendía por 4 millones de euros. En 1635 el famoso artista flamenco Peter Paul Rubens compró el castillo, residiendo en él con su esposa Helena Fourment los últimos años de su vida (1635-1640).
 "El pintor rediseñó toda la propiedad con un estilo renacentista flamenco y mandó grabar su escudo de armas sobre la chimenea ubicada en la sala de estar. Fue su fuente de inspiración para algunas de sus obras pictóricas más celebres", se lee en el artículo que firma Sandra López Letón.

‘A View of Het Steen in the Early Morning’

 El Rubens Kasteel o Kassteel Het Steen –como es conocida la propiedad– está considerado monumento histórico desde 1948, y forma parte del patrimonio cultural belga desde 2009. La parcela, de 8 hectáreas y 889 metros cuadrados, dispone junto al castillo de tres edificios secundarios del siglo XVIII, alguno de ellos con capilla propia.

Castillo belga en el que residió el pintor Rubens. Fotografía: Inmobiliaria Engel & Völkers

Foso y puente levadizo del Rubens Kasteel, Elewijt (Bélgica). Fotografía: Engel & Völkers

 Aunque no podamos vivir bajo el mismo techo que cobijó al pintor, podemos acercarnos a su obra en la exposición que ha organizado el Museo del Prado sobre los bocetos del artista y, ya de paso, visitar las salas permanentes dedicadas a Rubens y la pintura flamenca, pues como nos recordaba el otro día Javier Rodríguez Marcos, "igual que no hubo en su tiempo un pintor tan admirado como Rubens, no existe hoy en el mundo un museo que posea tantos cuadros suyos como el Prado", ya que fue el pintor favorito de Felipe IV.


 También les dejo el enlace al artículo de Antonio Muñoz Molina sobre dicha exposición en su sección Ida y vuelta.


La elevación de la cruz, Peter Paul Rubens


domingo, 27 de mayo de 2018

UNA PRETENDER

Fue en la época del instituto, en el 3º de BUP o el COU de los que transitamos los cuarenta, cuando me prendé del grupo The Pretenders. La música del álbum Get close no dejaba de sonar en mi walkman Sony. El tema Don't get me wrong me hacía -y me hace- echarme a bailar, y Hym to her conseguía que me estremeciera por dentro. Aquel reproductor pasó a mejor vida, pero seguro que si me pongo a rebuscar encuentro aquella cinta en algún cajón.

Get close / The Pretenders

Don't get me wrong / The Pretenders

Hymn to her / The Pretenders

 Nunca he sido mitómana, ni superfán, ni me aprendía las letras de las canciones ni me interesaba por la traducción de estas, pero me bastaba con sentir la melodía y el ritmillo de aquellos cuatro y la voz y la entonación de Chrissie Hynde para saber que aquel grupo me llenaba. Aquella cantante morena, en vaqueros, con su guitarra..., rockera..., me parecía una mujer con una personalidad arrolladora. Y ahora, al leer su autobiografía –A todo riesgo. Memorias airadas de una Pretender (Malpaso Ediciones)–, lo he podido corroborar. Sin esa fuerza, sin ese carácter, Chrissie Hynde no habría podido sobrevivir a tantos excesos.

Chrissie Hynde (Akron, Estados Unidos, 1952)
Foto: David Borras (EFE)

 Chrissie Hynde nació en 1952 en Akron, Ohio, la capital mundial del caucho estadounidense, el Soap Box Derby, los indios senecas y los amish que hace ya 33 años popularizó la película Único testigo.

Akron Soap Box Derby Racing Soapbox cars

http://www.rtve.es/alacarta/videos/dias-de-cine/30-anos-unico-testigo/2983673/

Chrissie Hynde de punta en blanco y lista para la iglesia
(Fotografía extraída de su autobiografía A todo riesgo, editada por Malpaso)
Vivíamos en un mundo donde nadie temía por nuestra seguridad, tampoco nosotras; que nos ocurriera algo malo era tan impensable como el aterrizaje de una nave espacial en nuestro jardín. Estábamos a salvo, bien alimentados, no pasábamos jamás frío y no nos faltaba de nada. Fuimos los últimos de una raza en extinción.
 Si hurgaba en sus orígenes familiares estos estaban en Escocia y Gales. No me dirán que no resulta curioso que fuera a casarse con un escocés; tanto como descubrir que el gusto por los sombreros vaqueros le viene de pequeña.
Terry [su hermano] había hecho nuevos amigos y, en los jardines traseros y llevando sombreros con cola de tejón a lo Davy Crockett, jugaban a levantar fuertes en los árboles. Todo el mundo tenía motivos de lazos en sus colchas y algún que otro tocado indio junto a sombreros de vaquero, revólveres y cartucheras. Si me preguntaban, yo decía que de mayor quería ser vaquera.
 Lo de querer montar una banda de rock le vino en la adolescencia, la etapa de la rebeldía y del choque generacional, de sus primeros coqueteos con las drogas, las fiestas y los conciertos. Ver tocar al guitarrista de los Detroit Wheels fue como la caída de San Pablo camino de Damasco, le cambió la vida.
Mitch Ryder & the Detroit Wheels tocaban y, para mí, la vida estaba a punto de dar un giro decisivo.
 El guitarrista Jim McCarty sólo necesitó dos canciones para desmantelar, reconstruir y cambiar toda mi perspectiva de las cosas. McCarty era un auténtico "héroe de la guitarra", el primero que veía en carne y hueso. Me pasó como a todos los adolescentes a los que les pica ese gusanillo. A partir de ese día, para mí la guitarra de rock constituyó el pináculo de la vida en la Tierra. Que yo fuera chica era irrelevante; soñar en convertirme en alguien tan sobrehumano como McCarty estaba a años luz de mis posibilidades. [...] Eso fue el remate. Ya no había posibilidad de vuelta atrás para mí. No es que me proyectara en el futuro metida en un grupo ni nada así, pero a partir de ese momento me consagraría eternamente a esa idea.
Mitch Ryder & the Detroit Wheels - Jenny Take a Ride / C C Rider (1966)

 Con 17 años, Chrissie Hynde sólo quería escuchar música y fumar hierba; aún así, tres meses antes de cumplir los 18 se matriculó en Artes y Oficios en la Universidad de Kent.
Kent tenía su encanto, la ciudad era vieja y un tren la atravesaba por detrás de los bares de Water Street. Parecía igual que todos esos pueblos de las películas de vaqueros. Sólo faltaban los caballos bien amarrados. El sonido del pito del tren siempre traía una promesa latente: "Pírate". No existe otro sonido comparable, tan espectral, implorante y misterioso. Pírate.
[...] Respecto a los estudios, sabía que antes o después terminaría dejándolos. Si los terminaba y me daban un título serio y fiable de artes y oficios, ¿de qué iba a servirme? ¿Para hacerme profesora? Eso no iba a suceder. No necesitaba un título para dedicarme a la pintura. No veía qué valor podía tener poseer un título, pero necesitaba tiempo para resolver en qué momento dar el salto. No tenía ni la más remota idea. 
 Mi única certeza era que quería ver mundo.
 Tim Buckley y Neil Young eran sus cantantes favoritos en aquella época universitaria (bueno, el primero es su cantante favorito de todos los tiempos), pero escuchaba todo lo que pillaba: Led Zeppelin, Jeff Beck, Tim Hardin, Richie Havens, Johnny Winter, Pacific Gas & Electric, Cream, la Velvets, Captain Beefheart, los Beatles, Janis Joplin, Jefferson Airplane, Hendrix, los Stones...
 Una de las cosas que me gustan del libro, y que más ha alargado mi lectura, es que puedes leerlo con Spotify o Youtube abierto al lado para buscar las decenas de referencias musicales que nos da la autora, muchas al hilo de grandes acontecimientos sociales, como la guerra de Vietnam o la matanza del 4 de mayo en  la Universidad de Kent en la que Chrissie estuvo presente.
Las canciones que sonaban por entonces en la radio todavía me producen un nudo en la garganta. 
 Richard Harris cantando "MacArthur Park". Jesse Colin Young, "Four in the morning". Tim Hardin, "If I were a Carpenter".

 
MacArthur Park (Richard Harris)

Four in the morning (Jesse Colin Young)

If I were a Carpenter (Tim Hardin)

 Una voz como la de Hardin hablaba de los corazones enmudecidos y yo estaba descubriendo que la música es lo único que logra aliviar el dolor de un corazón roto. 
 De noche, la frecuencia de onda corta de tan largo alcance me permitía sintonizar con mi radio transistor Westinghouse ciudades como Nashville, Chicago, Detroit y aún más lejanas. John R. de Nashville pinchaba "Don't Answer the Door" de B. B. King, o a Mighty Hannibal y su "Hymn Nº 5", una canción góspel sobre un joven soldado negro que se desangra en el agujero de una trinchera en Vietnam. Para nuestra generación de desertores de la escuela, la radio resultaba mucho más pedagógica que las clases.

Hymn Nº 5 (Mighty Hannibal)

Masacre de la Kent State (1970), fotografía de John Filo. "El novio de Cincy Hino, Jeff Miller, se quedó allí. Tumbado cabeza abajo, la sangre manando de su cuerpo sin vida..."

"Un par de semanas más tarde oímos en la radio una canción nueva de Neil Young, "Ohio", inspirada en aquel trágico suceso. Eso nos hizo sentir mejor, necesitábamos un gesto de reconocimiento. Sabía que Jeff había sido fan suyo, así que me alegró que Young se convirtiera ennuestro portavoz, en  nuestra voz. Aquello nos ayudó a salir del shock".

 Por otro lado, me ha resultado curioso descubrir que compartimos el mismo signo del zodiaco –Virgo– y el hecho de sentirnos genial con el pincel en las manos; aunque no sé si de mayor Chrissie habrá vuelto a pintar.
 Tengo el libro lleno de subrayados y pósits con anotaciones, algunas para enseñárselas a Pedro, como los párrafos en los que hace mención a Bowie, Rod Stewart, Bruce Lee o la película Apaloosa.
Al regresar de México me había propuesto muy en serio dejar de pensar en la música rock, pero entonces oí a Bowie. Hunky Dory. Intenté hablarle al chico canadiense de aquello, de esa música genial, pero él me miró como si no pudiera entender de qué estaba hablándole. 
[...] Era el 22 de septiembre de 1972 cuando contemplé fascinada y maravillada el inolvidable debut de Bowie como Ziggy Stardust, en Estados Unidos. Acababa de cumplir veintiún años y no tenía ni idea de que en menos de un año habría dejado Ohio y Norteamérica para siempre. Sue y yo fuimos temprano hasta Cleveland para pelarnos de frío en el exterior mientras escuchábamos la prueba de sonido. Hacía uno de esos días grises de Cleveland de lo más deprimente; el ambiente perfecto para que el grupo se deslizara pendiente abajo en "Five Years". Pura magia. 
 Bowie emergió con sus gorilas para volver al hotel. Yo no había estado nunca tan cerca de nada que me pusiera tan en  el punto "Soul Love", pero lo que tenía ante mí no era a esa gemela de Veronica Lake de la que me había enamorado al escuchar Hunky Dory. Ziggy gastaba corte get-down con tinte naranja, una chaquetilla vaquera verde y unos vaqueros de pinza a juego, con los bajos subidos para dejar a la vista las botas de plataforma. Avanzaba a un ridículo metro de mí. ¡Truco o trato! 
 Sus gorilas y él se mantuvieron a nuestra altura. Daba la impresión de que nos miraban porque no estaban muy seguros de cuándo cruzar la calle. Al otro lado, muchachote. Un gorila alto, apuesto y con los ojos verdes abrió la boca. Se llamaba Anton y a mí me pareció que era negro. (¿En Inglaterra había gente negra que hablaba con acento inglés?) Nos invitó a unirnos a ellos. Estoy bastante segura de que no nos consideraron unas groupies potenciales. Yo llevaba una rebeca de ocho de pescador. Tampoco había nadie más por los alrededores. 
 Llegamos hasta la suite del grupo en el hotel y nos pusimos cómodas. Yo estaba prácticamente temblando y mirar a Stardust a los ojos parecía misión imposible, pero aun así logré mascullar: "A la gente de Cleveland le encantaría la canción de la Velvet Underground". Había versioneado "I'm Waiting for My Man" en la prueba de sonido. Stardust contestó: "Ah, entonces tal vez la toquemos". (Yo debería haberme dedicado a ser A&R) 
 Anton preguntó si conocíamos un sitio donde comer. ¿Llevar a cenar a David Bowie? ¡Vamos! 
 Ziggy esperó a que colocara los asientos y se metió en la parte trasera del Oldsmobile Cutlass de mi madre. "Está bien el coche", dijo con cortesía. ¡Qué vergüenza me daba conducir el coche de mi madre! Y lo más curioso es que no recuerdo ninguna otra ocasión en que mis padres hubieran pasado la noche fuera. La coincidencia tuvo que ser obra de la providencia: primero me había apropiado del coche y ahora David Bowie estaba dentro. Increíble.
*** 

[...] Y mi chupa roja Lewis Leathers. Había visto hacía poco Operación Dragón, y me había enamorado de Bruce Lee. Cuando me enteré de que estaba muerto, me puse de luto y me pinté un brazalete negro en la chaqueta y ya no hubo manera de borrarlo para la foto [se refiere a la fotografía para la portada del primer LP del grupo: Pretenders, que alcanzó el número uno en el Reino Unido en enero de 1980 y cosechó un éxito enorme en Estados Unidos]
***
[...] Hereford es también famoso por el espléndido toro de Hereford, uno de cuyos ejemplares hace un cameo en Apaloosa, mi película favorita de vaqueros.
 Hay una canción de Chrissie Hynde con UB40 que pronto se convirtió en una de mis favoritas: I got you babe, y fue toda una sorpresa leer sobre esa colaboración en el libro.
Pete me habló de un grupo de reggae muy bueno que tocaba en el Rock Garden de Covent Garden. Se trataba de un club pequeño y aún parecía más pequeño con los ocho músicos que había sobre el escenario. Pete estaba en lo cierto: aquel grupo era fantástico. Me dirigí a los camerinos para ver si podía interesarles hacer una gira con nosotros. El saxofonista parecía el tío más afable de esa unidad compacta, una especie de gran familia, muy exclusiva. 
 Yo me presenté y le pregunté con humildad si podría interesarles abrir para mi banda. Ellos no tenían contrato, así que era una apuesta con pocos visos de salir, pero aun así valía la pena intentarlo. No pude entender nada de lo que me respondieron con su demencial acento de Birmingham, pero sí que aceptaron y, así UB4O (alusión al impreso para la solicitud del subsidio por desempleo) se sumó a nuestra primera gira importante y todos acabamos como hermanos.
 I got you babe (The Pretenders y UB40)

 Cuando Chrissie Hynde hacía marcos de cuadros para Ray Packard, el propietario de la principal galería de arte de Akron, solía quedarse ensimismada mirando las litografías de Miró, y pensaba: "¡España! ¡Que alguien venga ya y se me lleve para allá!" Y mira por dónde, la música no ha dejado de traerla por aquí. La última este verano pasado, cuando con sus camisetas de Elvis se paseó por los escenarios de Vigo, San Sebastián, Cap Roig, Madrid y Marbella acompañada de su grupo, del que solo sobrevive el batería Martin Chambers, pues al guitarrista James Honeyman-Scott y al bajista Pete Farndon se los llevó por delante la heroína en los años ochenta. En esta nueva y última formación, el guitarrista James Walbourne, el bajista Nick Wilkinson y el teclista Carwyn Ellis han venido a arropar a Chrissie y Chambers, que parecen aguantar bien los embates del tiempo –Chrissie cumplió ya 65 y Chambers 66–. El grupo promocionaba su último disco, Alone, combinando las nuevas canciones con los éxitos de siempre. Yo intenté conseguir dos entradas para el concierto de Marbella, pero ya no quedaban entradas baratas y los precios me parecían astronómicos. Menos mal que en esas vino Pedro y la Fnac a salvarme la vida. Pedro participó con toda la fe del mundo en el sorteo de dos entradas para el concierto del grupo, y al cabo de pocos días Angeles Matesanz, del Departamento de Marketing Cliente de Fnac España, lo felicitaba por haber ganado aquellas entradas. Así, con todos los astros aliados de nuestra parte, fue como pudimos asistir al Starlite de Marbella y disfrutar de una voz y unas canciones que me han acompañado desde la adolescencia.

Lucía Rodríguez en el concierto de Pretenders en el Starlite de Marbella
26 de julio de 2017

 Chrissie dice en su libro que "Gracias por ser auténticos" es el halago más grande que puede hacerse a un músico de rock, por lo que no se me ocurre mejor forma de cerrar esta entrada que dándole las gracias por ser tan auténtica.

Lucía Rodríguez Vicario en el concierto de Pretenders en el Starlite de Marbella
26 de julio de 2017. Fotografía: Pedro Delgado

 Y si queréis saber más de ella y de su grupo, ¡leeros el libro! Incluye además un montón de fotos en el interior.

A TODO RIESGO
Memorias airadas de una Pretender
CHRISSIE HYNDE
Malpaso Ediciones
Traducción de Ezequiel Martínez
http://malpasoed.com/es/libro/a-todo-riesgo/

Las voces con personalidad en el rock se labran a través de muchos años de varias cosas: frustración, soledad, furia, inseguridad, arrogancia, narcisismo o simplemente a golpe de pura perseverancia, lo que quieras menos un profesor. [...] Los cantantes de ópera calientan; los cantantes de rock se iluminan.


sábado, 12 de mayo de 2018

LA MIRADA FEMENINA EN LA XI NOCHE EN BLANCO DE MÁLAGA


La mirada femenina (The San Telmo School)
Alumnas/o 2º de fotografía de la Escuela de Arte San Telmo
XI Noche en Blanco de Málaga (2018)

Si no eres superfán de Eurovisión y no piensas apoltronarte esta noche frente a la tele –a quién se le habrá ocurrido poner la noche en blanco el día de la cita eurovisiva–, te propongo que visites la exposición fotográfica que tenemos las alumnas/o de 2º de la Escuela de Arte San Telmo en el túnel de salida de la Alcazaba. Lleva por título La mirada femenina, y está muy en línea con el tema Musas y creadoras elegido para La Noche en Blanco de este año.

XI Noche en Blanco, Málaga 2018

 Y ya de paso, os animo también a visitar las otras exposiciones o intervenciones del alumnado de San Telmo: Creando caminos en el escaparate del Museo Thyssen; Diosas y Madonnas en el escaparate de la librería Prometeo; Poesía blanca. En torno a Chantal en el escaparate de la librería Proteo; y Retales y puntadas. El arte de la memoria en el patio de banderas del Ayuntamiento de Málaga. Cerámica, fotografía, diseño gráfico y de moda para una noche larga y en blanco.

 Yo, sintiéndolo mucho, no podré bajar al centro. No porque sea uno de esos eurofans de los que os hablaba al principio, sino porque estoy en Madrid volcada en la realización de mi proyecto fotográfico de fin de ciclo. Pero de eso, mejor os hablo otro día.


domingo, 6 de mayo de 2018

PAISAJE, MEMORIA E IDENTIDAD



Las alumnas de 2º curso del Ciclo superior de Fotografía de la Escuela de Arte San Telmo de Málaga presentamos, bajo el título Paisaje, memoria e identidad, nuestros trabajos realizados en torno al género del paisaje para la asignatura de Proyecto. En ellos reflexionamos sobre la construcción de la identidad a partir del territorio y la pertenencia a un lugar.

Las fotografías estarán expuestas hasta el 15 de junio de 2018 en el Ateneo de Málaga. Y para invitaros e ir abriendo boca os dejo este vídeo del montaje de la exposición.


Making of del montaje de la exposición
Paisaje, memoria e identidad
Ateneo de Málaga, mayo 2018


lunes, 23 de abril de 2018

FELIZ DÍA DEL LIBRO


Rapunzel
Fotografía: Lucía Rodríguez Vicario

Siempre que llega el 23 de abril, Día del Libro, nos abordan con recomendaciones de lecturas. Yo, que tengo una buena columna de libros apilados esperando a que llegue su momento –probablemente no será hasta el verano–, no voy a engrosaros esa lista con más sugerencias; aunque sí os invito a abrir este vídeo y rememorar vuestras lecturas  infantiles desde una perspectiva adulta.

 Vídeo realizado por Dori Díaz 

 Estas reinterpretaciones de los cuentos clásicos, bajo el título de Once upon a time. Literatura y Fotografía es el resultado de un trabajo de clase realizado para la asignatura de Teoría de la fotografía de 2º curso, y todavía está expuesto en las paredes de la Escuela de Arte de San Telmo.

 Así que, lo dicho, ¡Feliz Día del Libro!
 Y, como no, muchas gracias a Dori Díaz por el vídeo, a Adriana por ser mi Rapunzel "generación Z" y a Vanesa Urbano por su colaboración.

sábado, 17 de marzo de 2018

DEL DIBUJAR COMO LA MEJOR DE LAS MEDITACIONES


[...] Mihály Csíkszentmihályi, un catedrático húngaro de Psicología conocido por sus trabajos sobre la creatividad y la felicidad, propuso por primera vez la idea del fluir (que a veces se llama zona) hace más de 20 años, y lleva mucho tiempo investigándolo y escribiendo sobre ello. Pero el concepto de Csíkszentmihályi de ser uno (estar completamente absorto en una actividad) es algo que los artistas y quienes practican la meditación conocen desde hace muchos cientos e incluso miles de años. Y la atención plena en el dibujo ha sido la actividad meditativa que a mí personalmente me permite acceder a este estado de la manera más fácil. Cuando estoy en ese fluir no habito ya mi mente que piensa; de hecho, en gran medida pierdo mi sentido del yo. Me descubro, en cambio, abriéndome a la sencillez de solo ser, de solo dibujar.
Wendy Ann Greenhalgh


 Leo estas líneas y me acuerdo de lo mucho que me gustaba dibujar, cómo el tiempo parecía detenerse cuando cogía los lápices y me centraba en el objeto y el papel.

Obra de Lucía Rodríguez Vicario. Grafito sobre papel, 1998

Obra de Lucía Rodríguez Vicario. Grafito sobre papel, 1998


Nota: El texto inicial está tomado del libro La meditación y el arte de dibujar de Wendy Ann Greenhalgh (traducción de Eva Cruz García), publicado en enero de este año por la editorial Siruela.




jueves, 8 de marzo de 2018

8 DE MARZO: DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Aquí os dejo esta viñeta de Forges en la que denuncia los problemas de las mujeres y reclama un trato más igualitario. Aunque la publicó el 7 de marzo de 1997, sigue teniendo la misma actualidad.

Viñeta humorística de Forges publicada en EL PAÍS el 7 de marzo de 1997

 Un recuerdo desde aquí a Antonio Fraguas de Pablo, "Forges",  ese genio del humor gráfico que falleció el pasado 22 de febrero.

miércoles, 31 de enero de 2018

PICTORIALISMO

Por el mismo extraño fenómeno por el que vemos embarazadas por todas partes cuando lo estamos nosotras o una determinada marca y modelo de coche cuando hemos decidido comprarlo, últimamente no dejo de ver Pictorialismo por todos lados. Ya sé que la clave está en la atención, pero aún así no deja de sorprenderme; más ahora que participo en la exposición colectiva sobre el tema en el Ateneo.
 Para muestra de lo que os digo, las fotos de Biel Capllonch sobre cuadros de Sorolla en las páginas del S Moda de EL PAÍS de este mes. O la publicidad de la teleserie La Peste en las páginas del mismo diario, emparentada con la pintura barroca hispalense.

Pictorialismo en las páginas de S Moda (artículo de Mar Gonzalez y fotografía de Biel Capllonch)

Pictorialismo en las páginas del magazine S Moda

Pictorialismo en las páginas de la revista S Moda de EL PAÍS

Pictorialismo en las páginas del magazine S Moda (Fotografías de Biel Capllonch)

Pictorialismo en la revista S Moda (Fotografías de Biel Capllonch)

Pictorialismo en el cartel promocional de la teleserie La Peste

 Y os recuerdo que tenéis hasta el 12 de febrero para visitar la exposición Pictorialismo en el espacio Frank Rebajes del Ateneo de Málaga, la cual recoge los trabajos del alumnado de Segundo del Ciclo Superior de Fotografía de la Escuela de San Telmo (curso 2017/2018). Aquí os dejo el vídeo de Dori Díaz con el making off de la exposición.


viernes, 19 de enero de 2018

UTAH AL DESNUDO


Desnudo, obra de Antonio Ortiz Echagüe. Óleo sobre tela, 145x190 cm.

UTAH

Por Rosa Montero


Una se imagina que Utah está lleno de patanes y mormones. Y que, además, Robert Redford tiene un rancho como Karen Blixen tenía una granja. Por ese prejuicio de los patanes no me extraña que un profesor de Arte haya sido despedido tras permitir que sus alumnos de 10 a 12 años vieran cuadros con desnudos (les mandó hacer un estudio del color). Un padre llamó a la policía acusando al maestro de enseñar pornografía. Los chicos sacaron las imágenes de libros de arte de la biblioteca. Modigliani, Ingres... Pervertidos. Más increíble es que el profesor dijera estar sorprendido de que las imágenes estuvieran en la biblioteca. Pero explicó a los alumnos que la desnudez en el arte era normal. Y esa parece la razón del despido. Al menos el fiscal del condado decidió no presentar cargos porque consideró que los cuadros no eran pornografía. Lo peor es la sensación de que Utah (las nuevas monjas, que diría Javier Marías) ya no pilla tan lejos.

Buscando una imagen con la que ilustrar este artículo de Rosa Montero, aparecido en la sección En diagonal de el diario Sur de Málaga, me he encontrado con esta obra de Antonio Ortiz Echagüe (Guadalajara, España, 1883- Buenos Aires, Argentina, 1942) en la página del Museo Nacional de Bellas Artes de la capital bonaerense. Y eso me ha llevado a leer el siguiente comentario sobre el cuadro, firmado por Roberto Amigo.
En 1919, Marco Sibelius ante una exposición en Witcomb de Antonio Ortiz Echagüe lanzó sus diatribas hacia la influencia de Hermen Anglada Camarasa, que consideraba perjudicial para el arte local: "el joven medio artístico, seducido por las tendencias más anarquizantes e individualistas del momento 'reza' a Gauguin en las horas que les deja libre el culto saturniano de Anglada". Ortiz Echagüe había coincidido con Anglada en la Académie Julian y en la formación bajo el espíritu finisecular cuyos rasgos diversos –simbolismo, orientalismo, realismo– se retoman en la pintura del primero a lo largo de su producción, matizados por el naturalismo del taller de León Bonnat donde se formó plenamente. Su pintura de los años veinte fue asociada tanto con Sorolla como con el regionalismo de Zuloaga (este es notorio en obras como La santera, Musée des Beaux-Arts, Pau). Así, en la recepción de Ortiz Echagüe se enunciaba a los disímiles artistas internacionales del arte español para legitimarlo o desvalorizarlo. 
El artista era una figura conocida en Buenos Aires desde 1913. En 1924 cuando se adquirió este desnudo se encontraba radicado entre Buenos Aires y La Pampa, lugares donde alternó entre 1923 y 1926, combinando la demanda de retratos burgueses con la vida rural. La compra de la obra debe haber estado influenciada por dos motivos: el primero, la reproducción de un artículo de Leopoldo Lugones de 1921, y el segundo, la obtención de la medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid con su pintura de "estilo holandés" Jacobo Van Amstel en mi casa, que el pintor como golpe de efecto expuso en Van Riel en septiembre de 1924. 
En Desnudo la cita erudita a Manet es solo un recurso visual, como en otros desnudos del artista ha sido Goya. La pintura tiene un marcado erotismo apoyado en el contraste de la aristocrática figura femenina, vestida de fiesta, y el cuerpo sugerente recostado desnudo –solo calza zapatos– con una manzana en su mano. El color vigoroso, el manejo técnico de las pinceladas, la gestualidad teatral de la figura bestia y el ambiguo paisaje del fondo captura la atención del espectador, cuya mirada parte de la presencia del cuerpo desnudo. Carlos Reyero ha señalado el erotismo multisensorial y el fetichismo sexual que definen este género de pinturas, practicado, entre otros, por Anselmo Miguel Nieto y Julio Romero de Torres. 
Ortiz Echagüe regresó a su estancia La Holanda en La Pampa en 1933, donde permaneció hasta su muerte, siempre distante de los debates de los exiliados españoles acorde a su ideología monárquica, reconocida al ser nombrado académico correspondiente de San Fernando en 1940.

Me gusta que una cosa me lleve a la otra, y me disgusta que en la tierra de mis queridos The Killers sean tan cerrados. Y ya que hablo de ellos, y estando tan reciente el primer aniversario de la muerte de Bowie, os dejo con la versión que han hecho de Fame, un cover que Pedro me acaba de descubrir.