domingo, 24 de mayo de 2015

IV CURSO DE REALISMO Y FIGURACIÓN




De nuevo el equipaje preparado y cargado en el coche. Óleos, pinceles, carboncillos, trementina..., todo al maletín, dejando un hueco para la ilusión, la emoción y los nervios, porque no por haber participado en las ediciones anteriores del curso voy con menos mariposas en el estómago. La primera vez una no sabe lo que se va a encontrar ni a lo que se enfrenta, pero, una vez vivida la experiencia, una vez hecho el rodaje, lo que quieres es aprovechar al máximo el curso, estrujarlo, absorber conocimientos cual esponja y, de paso, tratar de hacer un buen trabajo.

 Por cuarta vez me reencontraré con los maestros: Antonio López y Andrés García Ibáñez; con Rita, la mujer de Andrés, que siempre intenta, aunque sea a última hora, darse una vueltecita discreta por la sala y saludarnos mientras disfruta del ambiente; con Lola, Baltasar y Manolo, trabajadores del museo en la recepción, en la vigilancia y en la tarea de ponérnoslo todo fácil; y, por supuesto, con los compañeros de otros cursos, que aunque los sigo por las redes sociales siempre es mucho mejor verlos cara a cara. El curso también me da la posibilidad de conocer a otros artistas. Ver sus obras, hacer nuevas amistades, tener los oídos atentos, los ojos bien abiertos, y la libreta y el bolígrafo preparados para anotar todo aquello que quiera recordar a la vuelta.




 Allá vamos. Buen viaje a todos, y nos vemos en nada.

1 comentario:

  1. Disfruta al máximo de esa gran experiencia. Me das envidia sana. Saludos.

    ResponderEliminar