domingo, 9 de junio de 2013

¡DESOBEDEZCAMOS!


La Libertad guiando al pueblo, de Delacroix, reinterpretada por Sergio Camacho Torres


Leyendo los artículos de prensa que me ha guardado Pedro para que esté al día de lo que ha pasado esta semana en el mundo, me encuentro con esa especie de carta abierta que ha escrito Nadie El Fani, directora de cine y activista tunecina, en la que habla de Amina Tyler, la Femen tunecina recientemente detenida en Kairouan, una de las siete ciudades santas del Islam. La verdad es que hay que tener los ovarios bien grandes para ir allí, justo cuando hay una especie de convención salafista, a hacer una pintada reivindicativa. Una de dos, o a Amina le falta un hervor o realmente las mujeres están allí hasta la bola (recorrí el país en el verano de 1996 y la verdad es que me pareció el más abierto de los de la zona, pero claro, yo no estoy allí viviendo para poder opinar sobre el caso ni sobre por qué la revolución laica ha sido truncada por los islamistas). Aún así, como es cierto que nuestro cuerpo nos pertenece y no es el honor de nadie y Amina ha puesto el foco sobre el laicismo (¡no les queda nada que pelear...!, y aquí también, no se crean, que mientras haya religión (de la que sea) en los colegios públicos y concordatos con la Santa Sede, de poco podemos alardear), les dejo aquí ese ¡Desobedezcamos! de Nadia El Fani. ¡Ah! Y por si aún no la habían visto, añado la foto de la polémica. Así os ayuda a formaros una opinión.






¡DESOBEDEZCAMOS!
NADIA EL FANI

¿Qué nos queda de nuestra revolución? ¿Qué nos queda de ese coraje increíble que nos hizo sublevarnos para lanzar ese famoso dégage! a Ben Alí? ¿Qué queda de esa euforia vivida solidariamente entre todas las clases sociales que entusiasmó a los pueblos del mundo? Todos nos miraban con admiración, todos soñaban con un contagio mundial del virus revolución. Egipto nos seguía el paso. El mundo hablaba de Primavera Árabe.
 Túnez se adentra en la violencia y algunos temen un escenario argelino. Ahora tenemos un Gobierno provisional bajo la tutela de una Asamblea Constituyente ilegal desde octubre 2012 (su mandato era de un año), lo que no impide a sus ministros modificar leyes destinadas a cambiar las mentalidades que los islamistas juzgan demasiado progresistas. Por ejemplo, el niqab está prohibido en las universidades pero el ministro de Enseñanza ha decretado que las estudiantes pueden hacer los exámenes con velo. Mientras esto ocurre, Femen se manifiesta frente al tribunal de Túnez, a pecho descubierto, para exigir la liberación de una de ellas: Amina, la Femen tunecina.
 Amina es símbolo de una parte de la juventud que se siente burlada por un Gobierno que continúa su represión con los mismos métodos que el anterior régimen y por esa franja de la sociedad conservadora y patriarcal que quiere volver a una época en la que las mujeres vivían bajo la tutela de los hombres. Ella eligió expresarse colgando en Internet una foto suya con el torso desnudo sobre el que escribió: "Mi cuerpo me pertenece y no es el honor de nadie". Ahora esta en prisión por haber escrito el nombre de Femen sobre el muro de un cementerio en Qairauán, para protestar contra el congreso del movimiento salafista violento Ansar al Sharia. Esperemos que la liberen.
 Amina es insumisa. Lo paga caro porque es una mujer joven en un país de fuerte influencia tradicional. Yo, que soy una vieja insumisa, imploro a las mujeres de mi país y del mundo, y les digo: Hez rassek! (expresión tunecina que significa levanta la cabeza). ¡Levántate, sal! Los lugares públicos son tu territorio, así como las universidades. El cuerpo de las mujeres no puede estar en manos de personas con ideologías contrarias al progreso. Los hombres no son nuestros enemigos, salieron a las calles con nosotras cuando los islamistas intentaron inscribirnos como "complemento de los hombres" en la futura Constitución.
 Todo Código Penal o Civil, decreto, decisión o costumbre que encierra a las mujeres y las sitúa en un rango inferior de la sociedad es una ley inicua. ¡DESOBEDEZCAMOS!

1 comentario:

  1. Ha sido gracias a la acción y el sacrificio de mujeres como ella por lo que en el mundo occidental las féminas somos consideradas personas autónomas, válidas e independientes...
    ¡Ojalá lo logren en los países en los que aún somos consideradas sólo bienes y/o esclavas de los hombres!

    ResponderEliminar